Planes estratégicos y organismos de gestión territorial

2007. “Planes estratégicos y organismos de gestión territorial” Wainstein-Krasuk O.; Perahia, R.; Gerscovich, A.; Rossi Susana. XXII Jornadas de Investigación: Urbe y Territorio. IV Encuentro Regional de Investigación y “II seminario Red Mercociudades: Gestión Urbana”. 13, 14 y 15 de septiembre de 2007. FADU-UBA. Buenos Aires. Argentina. si+urb. Rita Molinos (editora). pag 200-208, ISBN 978-950-29-1029-1. 1° edición Bs. As. UBA. Ponencia. Con referato internacional. En CD ROM ISBN 978-950-29-1014/7

Resumen

La evolución del territorio manifiesta un proceso dinámico y continuo en el que está presente el conflicto, debido a la constante interacción de actores sociales y políticos con intereses no siempre concurrentes y muchas veces confrontados. Esta situación impone la necesidad de regular un Ordenamiento y Desarrollo Territorial en función de intereses generales, del bien común, la equidad, la aceptación y coexistencia de las diferencias y la cohesión social.

Si acordamos con el concepto de que  “el territorio representa el espacio de las relaciones sociales, y por tanto se interpreta y define como espacio geográfico histórica y socialmente producido” [1], el ordenamiento y desarrollo de ese territorio establecerá ciertas pautas de intervención, de gestión, de regulación y de normas para transformarlo hacia objetivos deseados.

En este contexto, los municipios constituyen un espacio único donde se discute la cuestión territorial, sin un acompañamiento acorde de políticas más integrales desde el gobierno provincial, vale decir, que es el Gobierno local debe liderar la estrategia y dirige la programación general de dicho ordenamiento en el marco de su Plan Estratégico.

La planificación estratégica que comienza a tener auge en la década del ´90 se convierte en un instrumento participativo y democrático que organiza el territorio. Las agendas de las administraciones locales (como parte de los  procesos de descentralización administrativa), revalorizan el rol de la ciudad, el gobierno local, y el fortalecimiento de las organizaciones sociales de la comunidad.

El Ordenamiento y Desarrollo Territorial están adquiriendo particular relevancia en el ámbito de la gestión local, requerido, tanto por la ausencia de una planificación territorial provincial, como desde los ONGs y también desde el ámbito privado como una herramienta válida para lograr el uso sustentable de los recursos ambientales (naturales y antrópicos), minimizar los conflictos de intereses que se manifiestan sobre el territorio en el proceso de apropiación (directa o indirecta) y el manejo de los bienes y servicios ambientales. En síntesis el territorio tiene que ser objeto de políticas integrales que trasciendan los marcos actuales.